RSE, elemento clave del Employer Branding

Por el julio 22, 2019

Hoy en día, gracias a Internet y a los dispositivos inteligentes, disponemos de toda la información que precisemos a un solo click. Como resultado, los ciudadanos están mejor informados de cuanto pasa a su alrededor, saben diferenciar entre fuentes fiables y no fiables y toman conciencia de los desafíos medioambientales, sociales y económicos que administraciones, instituciones y empresas deben abordar con mayor urgencia. Esta radiografía del mundo que nos rodea nos sirve a cada uno de nosotros para forjar nuestra escala de valores, esos que guiarán nuestras acciones y decisiones tanto desde un plano personal como laboral, ya que la mayoría de empleados buscan desarrollar su trabajo en compañías con las que se identifiquen y compartan una visión del mundo y una misión.

Los valores, por lo tanto, se alzan como elemento que define a la empresa y perfila su grado de compromiso con el entorno en el que operan. Una información que la mayoría pone de relieve en páginas web y redes sociales, algo que facilita que sus empleados potenciales puedan comprobar de antemano si se identifican con la cultura corporativa en la que se enmarcaría su día a día en caso de incorporarse a sus filas. Estos valores tienen su propio reflejo en las políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) o acciones de naturaleza social, económico o medioambiental que las compañías ponen de relieve para asegurar que su actividad sea ética y sostenible y para luchar contra los efectos negativos que ha traído consigo la globalización, entre los que se encuentran el cambio climático, la vulneración de los derechos humanos, el fraude, el desigual reparto de la riqueza, etc.

RSE

Incorporar la RSE desde dentro

Lejos de lo que hacían las primeras compañías que decidieron incorporar la RSE como valor diferencial, esta no debe reducirse a ciertas acciones filantrópicas o solidarias, sino a una actuación responsable y comprometida de manera sostenida en el tiempo en la que sí o sí se deben involucrar al conjunto de sus empleados. Implicarles a todos y escuchar y valorar aquellos proyectos en los que, por cuestiones personales, deseen colaborar será el primer paso para forjar una RSE con la que todos se identifiquen y en la que todos quieran participar. En ese contexto, la comunicación interna se convertirá en nuestra principal aliada.


Podría interesarte: Curso RSC: dirección, gestión y comunicación de la responsabilidad social corporativa


Desde el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa también inciden en que la RSE debe ser global y transversal, lo que significa que “debe afectar a todas las áreas de negocio de la empresa y de sus participadas, así como todas las áreas geográficas donde desarrolle su actividad, afectando a toda la cadena de valor”. El Observatorio señala asimismo que “la RSE comporta compromisos éticos objetivos que se convierten en obligaciones para quienes los contrae” e insiste en que “debe existir coherencia entre los compromisos públicos adquiridos con las estrategias y decisiones del negocio, pues en otro caso se convertirá en una mera gestión de reputación”.  

Creación de valor compartida

Si hay un colectivo especialmente comprometido con su entorno son los Millennials. Estos no solo ven la empresa como un lugar donde desarrollarse profesionalmente, sino también donde aportar su granito de arena en la creación de valor compartida. La estrategia de RSE se convierte así en factor capital a la hora de determinar la capacidad de las empresas para atraer talento entre los empleados nacidos entre 1982 y 1996. Así lo pone de relieve el informe “Impacto de las acciones en responsabilidad corporativa sobre el Employer Branding entre Millennials”; publicado en diciembre del año pasado por Coca-Cola European Partners junto con IE University y su fundación, IE Foundation.

El informe mostraba cómo la sostenibilidad genera impactos distintos en la disposición de trabajar en función del tipo de estrategias que establezcan las empresas, variando hasta un 50% según el tipo de acciones de RSE. Así, las acciones desarrolladas en un entorno geográfico más próximo son percibidas por el candidato de forma más cercana y generan un mayor impacto, mejorando la percepción del Employer Branding un 53%. Por otro lado, las acciones sociales relacionadas con el negocio principal de la empresa se perciben como más auténticas, mejorándolo en un 33%. En el lado contrario, están las acciones de RSE no locales ni relacionadas con el negocio, que tienden a percibirse como estrategias promocionales.

¿Es la RSE una herramienta en torno a la que se articula el Employer Branding de tu empresa?

Other focus to read

Deja tu comentario

Avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete al Blog

Por motivos de seguridad, deben estar habilitados JAVASCRIPT y el uso de COOKIES