¿Tienes claro tus valores personales?

Por el julio 31, 2013

Tener tiempo para reflexionar sobre cuáles son tus valores personales nos permitirá no precipitarnos ni dejarnos llevar por impresiones y presentimientos no fundados.

Serán tu guía en tu carrera profesional. Claves para la toma de decisiones

Recientemente, un profesional del sector bancario y con el que me une una importante amistad, me confesó que se debatía entre aceptar o no un nueva oportunidad laboral. Le aconsejé como hago habitualmente, que hiciera una lista de pros y contras, que los ponderara distribuyendo 100 puntos y que asignara una valoración de 1 a 10 a cada pro y contra. De esta forma, sumando los puntos por cada columna, tendría la decisión más clara. Es el modelo clásico de tomar decisiones de forma racional.

images

Sin embargo, días después me confirmó lo que me temía; estaba tan equilibrada la opción de aceptar o no la oferta de empleo que cualquier modificación en la ponderación, por leve que fuera, o en la puntuación asignada a cada factor de pros y contras, hacia mínimamente decantar la balanza. El método más convencional había resultado no ser determinante.

Estuve unos días pensando qué hacer cuando las fuerzas a favor y en contra y decidí consultar a una persona generosa en sus ideas y pensamientos y me dio la solución. “Cuando las decisiones son difíciles, hemos de integrar a la razón pura, los valores personales. Estos integran sentimientos, creencias y formas de ver el mundo por cada individuo” afirmo con seguridad.

De esta forma, volví de nuevo a quedar con mi amigo para retomar la difícil decisión. Le dije que listara qué cosas son importantes para él en su vida y cuáles son los pilares principales que sostienen su proyecto personal y profesional.

Después de enfrentarse a una hoja en blanco, anotó claramente 5 de ellas (Reconocimiento profesional, Aprendizaje continuo, Cercanía y conciliación familiar, Compromiso con la comunidad y Estatus económico y social) A continuación le pedí que los ponderara repartiendo nuevamente 100 puntos. Luego le propuse que valorara cómo conseguía cumplir estos 5 valores personales con cada uno de los 2 empleos. Tanto el actual, que sí tenía datos reales después de más de 10 años en él, como el futuro trabajo, que evidentemente se basaba en expectativas, esperanzas y promesas del nuevo empleador.

De esta forma lo vio claro. Se decantó finalmente por aceptar el nuevo empleo. Fue capaz de transformar una sensación de cambio en un sistema de valoración objetivo pero cambió las cuestiones racionales y operativas (pros y contras) por una reflexión con más altura de miras, pensando si el cambio favorecía a cumplir su proyecto personal y profesional.

Por tanto, cuando tengamos que tomar decisiones realmente importantes como cambiar de trabajo, de casa, de ciudad, etc. parece necesario reflexionar sobre cuáles son mis valores personales, ya que deben de ser la hoja de ruta y punto de referencia para pilotar nuestras vidas profesionales y personales. Es la brújula de los valores más que la presión del reloj de los temas operativos del día a día.

En conclusión, tener tiempo para reflexionar sobre cuáles son tus valores personales nos permitirá no precipitarnos ni dejarnos llevar por impresiones y presentimientos no fundados. Este aspecto nos ayudará a actuar con integridad a lo largo de tu trayectoria profesional… y personal.

Por tanto, ¿has dedicado tiempo últimamente a pensar sobre ello? ¿cuáles son tus valores personales?

Oscar Miralles
Director Mercado Comunidad Valenciana
CEGOS España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alejandra Badillo Il y a 4 años (18h44)

La importancia de R.H para obtener una ventaja competitiva. La ventaja proviene de la organización del trabajo, el entrenamiento, formación y experiencia disponible en la organización. La adaptabilidad a los cambios y el compromiso de los empleados son otros de los beneficios de la ventaja competitiva.

Responder

Vicente Carrillo Perez Il y a 3 años (19h20)

Yo creo que no nos planteamos o no estamos preparados para el nuevo mundo laboral.el trabajo y la familia son mis pilares.cuando trabajaba en fcc lleva vamos casi dos años con ere.tuve alopecia problemas de sueño.temia que era o no estar con la familia 6 o 7 meses o
mi trabajo. Ahora al estar en paro he cambiado de actitud y pensamiento y tenia que haber sido más fuerte y reflexionar mejor para compatibilizar las dos cosas.no estamos preparados para estas aguas turbulentas y meditar que a todos incluidas las empresas les están costando. Tenían que tener cursos para que el trabajador se mentalizar ante los cambios para superarlos mejor.me queda la satisfacíon de que mientras trabaje lo di todo y cuide de cada obra como cuido día a dia de mi familia. Continuar leyendo

Responder