Dinámicas grupales: tips y claves para afrontarlas

Por el febrero 5, 2018

Hace unos días, escuché una conversación entre dos jóvenes mientras viajaba en el metro. Uno de ellos le comentaba a su compañero su reciente experiencia en un proceso de selección. A medida que avanzaba el relato, su disgusto se iba haciendo más evidente.

“…no lo entiendo, nos pusieron a hacer un estúpido caso de negocio en el que debíamos analizar un texto y después debatir la mejor solución para el problema que planteaban. La situación que proponían no tenía nada que ver con las funciones del puesto.  Estos de recursos humanos no saben que inventarse ya… ¿por qué nos hacen perder el tiempo con estas cosas?”

Esta situación me inspiró a escribir este post, quizá con la intención de compartir con todos vosotros qué es lo que estamos buscando cuando os hacemos venir a una dinámica de evaluación grupal.

¿Qué es una dinámica de grupo?

Una dinámica de grupo es un sistema de evaluación que empleamos para observar los comportamientos de un grupo de participantes en una situación de interacción social. Esto nos permite sacar a la luz comportamientos difíciles de ver en entrevista, como el modo de relacionarse con los demás, de lidiar con los conflictos o la capacidad de trabajar bajo presión.

Habitualmente se propone un tema o caso sobre el que se debe trabajar o debatir con el resto de participantes. Durante el desarrollo de la prueba, uno o más observadores se dedican a anotar los comportamientos evidenciados, que permiten considerar la adecuación de los participantes con el puesto que se oferta.

dinámica de grupo

¿Qué es lo que buscamos?

En muchas ocasiones los participantes confunden el sentido de la prueba, pretendiendo resolver el caso que se plantea a toda costa, cuando en la mayoría de situaciones la actividad propuesta es simplemente una excusa para observar el comportamiento de los evaluados, siendo menos importante la resolución del caso.

Generalmente los evaluadores trabajamos con un listado de características o competencias que consideramos relevantes para el puesto, y generamos una situación que permita evidenciar estas habilidades y puntuarlas.

¿Qué elementos pueden ayudarte a superar la evaluación?

  • Investiga la compañía: En ocasiones las competencias que evaluamos se encuentran relacionadas con los valores o características de la empresa. Investigar sobre la organización a través de su página web es una tarea imprescindible que debes realizar antes de presentarte a la entrevista. Es posible que la prueba pretenda evaluar aspectos relativos a la situación actual de la empresa, e incluso podrás intuir en qué momento estamos intentando valorar estas competencias si has realizado una investigación previa.
  • Iniciativa: Participa activamente con ideas razonadas e intenta argumentarlas lo mejor posible, pero no hables únicamente por llenar silencios. Puedes aprovechar las ideas de los otros participantes y construir sobre ellas, denotará que valoras las opiniones de los demás y que eres capaz de aportar a las mismas. Ten cuidado con asumir demasiado protagonismo, acaparar constantemente la atención no te ayudará a superar la evaluación.
  • Respeto y empatía: No intentes “ganar” la prueba a costa de perjudicar al resto de participantes. Puede que consideres que tienes la solución idónea para el caso que se plantea y sientas que tus compañeros te estén frenado, pero recuerda que el objetivo no consiste en resolver el caso, sino conocer cómo te comportas en determinadas situaciones.
  • No seas radical en tus opiniones: No generes temas controvertidos, y si alguno de los participantes lo hace, aprovecha para adoptar una actitud de mediador intentando reconducir hacia un punto común. Evidenciará tu flexibilidad y tusAspectos clave habilidades comunicativas.
  • Haz de “secretario”: Se valora positivamente que uno de los participantes adopte el papel de secretario, recogiendo o anotando las ideas aportadas por el grupo, o reformulando aspectos claves. Si los evaluadores han asignado un tiempo para la prueba, se valorará que lleves el registro del tiempo que disponéis. Denotará que tienes capacidad para planificar y organizar.
  • Cuida los pequeños detalles: Los observadores estarán al tanto de muchos aspectos que van más allá del caso planteado. Observarán cómo dispones el material que te entreguen y cómo trabajas con él. No muestres signos de estrés o gestos de desaprobación ante las opiniones de otros participantes. Mantén una posición cómoda pero formal, recuerda que la evaluación va más allá de lo que digas.

Además de estas claves…

Además de estas claves, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Puntualidad: Lo ideal es llegar 5 o 10 minutos antes del inicio de la prueba.
  • Cuida la vestimenta: Escoge una vestimenta acorde a la posición que optas.
  • Currículum: Aunque lo hayas entregado en fases anteriores del proceso, llévalo por si pudieras necesitarlo.
  • Próximos pasos: Interésate al finalizar la evaluación sobre las próximas fases del proceso.

Autor:
Cristian Velázquez

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Francisco Javier Rubio Arribas Desde 7 meses

Muy interesante. Gracias por transmitirnos esta información.

Respuesta

Suscribete al Blog

Por motivos de seguridad, deben estar habilitados JAVASCRIPT y el uso de COOKIES