La responsabilidad social corporativa y su relación con los recursos humanos (I)

Por el noviembre 19, 2018

En las últimas décadas ha sido notable la creciente preocupación que ha venido mostrando la sociedad en cuanto a la manera en que las organizaciones tenían de abordar los asuntos sociales. Estas preocupaciones se trasladaron a los líderes de las compañías, que cada vez más han intentado implementar medidas para contribuir en la creación de negocios más comprometidos con la sociedad y sus necesidades. Bajo este marco surge la Responsabilidad Social Corporativa, o RSC.

La Responsabilidad Social Corporativa, un compromiso voluntario por parte de las organizaciones

responsabilidad social corporativaDe esta manera, entendemos por RSC aquel compromiso voluntario que toma una organización a favor de los asuntos sociales y medioambientales, con el objetivo de aumentar sus impactos positivos y reducir los negativos. La RSC está completamente ligada al desarrollo sostenible.

Sin embargo, tradicionalmente, la RSC se utilizaba a menudo como una herramienta ‘marketiniana’: un comportamiento que permitía a las organizaciones mejorar su reputación frente a la población y los consumidores, y que lejos de ser concluyente con los objetivos de responsabilidad, se quedaba en meras intenciones y compromisos ineficaces. Afortunadamente, cada vez más va desapareciendo esa idea de la RSC y las compañías que la implementan intentan integrar las acciones y proyectos dentro de la estrategia de la organización. Además, van surgiendo nuevos modelos y teorías, como el modelo del ‘Valor Compartido’ de Porter y Krammer o la ‘Economía del Bien Común’ de Christian Felber, que basan la actividad empresarial en la creación de estos compromisos sociales.

Las iniciativas gubernamentales han jugado un papel vital en el desarrollo y la proliferación de la RSC: propuestas que van desde los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) planteados por la ONU, pasando por la Estrategia 2020 o el Libro Verde de la Unión Europea, hasta estándares de calidad como la norma ‘ISO 26000’.

La base de un buen uso de la Responsabilidad Social radica en una gestión eficaz y eficiente de las relaciones con los stakeholders o grupos de interés de la organización. A su vez, podemos ver cómo los diferentes stakeholders de una compañía son los principales ámbitos de actuación de la RSC, que son los siguientes:

  • Sociedad en general
  • Medio ambiente
  • Clientes y proveedores
  • Trabajadores de la organización
  • Propietarios y accionistas
  • Comunidades locales y Administraciones Públicas

Comprobamos que todos ellos son grupos de interés estratégicos para la mayoría de las organizaciones, a la vez que son objeto de compromisos de mejora en su gestión. Por ejemplo, la organización puede mejorar la relación con sus proveedores eliminando una eventual fijación abusiva de los precios; puede comprometerse a la mejora del medio ambiente modificando bombillas tradicionales por unas de bajo consumo; o puede mejorar su entorno local promoviendo jornadas y acuerdos en favor de colectivos en riesgo de exclusión social.

Pero, ¿cuál es la relación que guarda la Responsabilidad Social con los Recursos Humanos?

En esta otra entrada resolvemos esta cuestión.


Escrito por: Alexandre Serer Campos,
Cegos España.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Roberto Monroy H Desde 4 semanas

Me interesan mucho sus artículos

Respuesta

Suscribete al Blog

Por motivos de seguridad, deben estar habilitados JAVASCRIPT y el uso de COOKIES