Aprendizaje autónomo ¿se nace o se hace?

Por el abril 22, 2019

Actualmente, prácticamente todos los programas de desarrollo persiguen el autoaprendizaje o aprendizaje autónomo para que el participante pueda asimilar los conceptos y las prácticas aplicadas a su ritmo.

En la Wikipedia aparece Aprendizaje Autónomo con la siguiente definición:

El término de aprendizaje autónomo se refiere a la capacidad de aprender por uno mismo, sin necesidad de alguien más. Diversos autores, a lo largo del tiempo se han referido a éste por medio de términos como autoaprendizaje, estudio autodirigido, aprendizaje autorregulado, estudio independiente, entre otros. A pesar que el concepto no es nuevo, hoy en día ha tomado relevancia por el contexto en el que nos encontramos, donde el acceso abierto1​ a la información se utiliza en los entornos de aprendizaje para generar conocimiento.

Es un proceso donde el individuo adquiere conocimientos, actitudes y valores por cuenta propia, puede ser dado mediante estudios o experiencia. Una persona que se enfoque en autoaprender busca por sí sola la información, y practica hasta el punto de ser un experto en el tema. Al principio puede parecer un juego, aunque con el tiempo se dará cuenta lo útil y valioso de esa información, quienes aprenden por sí mismos se conocen como autodidactas.

Qué es lo que nos motiva a movernos hacia el aprendizaje autónomo

¿Depende de la personalidad? ¿del entorno? ¿de la oportunidad? ¿del acceso a la información?

Consideramos clave elevar la consciencia y aumentar la responsabilidad para identificar en qué punto estamos.

Seguro que en más de una ocasión hemos oído hablar de las etapas del aprendizaje, o de las fases para adquirir aprendizajes o incluso hábitos

En todo proceso de aprendizaje comenzamos por el primer estadio, incompetente inconsciente, esta fase es clave para todo proceso de aprendizaje. Es la fase clave que nos insta a “mover”, a mejorar, a salir de la inconsciencia. Normalmente salimos porque experimentamos, nos cuestionamos, nos retamos, leemos, compartimos… y eso hace que entremos a la siguiente fase: incompetente consciente. Ya sabemos lo que queremos aprender, mejorar, experimentar, etc.. Una vez que estamos preparados, que tenemos la “L” de prácticas,… estamos en el competente consciente. Esta etapa es clave. Somos conscientes de nuestros avances… y hemos de serlo también de nuestros errores, ahora bien, nos hemos de dar permiso a equivocarnos. En esta fase es crucial dos cosas: la motivación que nos hace permanecer constantes (ser conscientes de lo que vamos a ganar cuando adquiramos ese aprendizaje / hábito) y la disciplina para interiorizar ese aprendizaje o práctica (se dice que se necesitan 21 días para adquirir un hábito… los últimos estudios hablan de 4-5 semanas).

Una vez que lo hemos integrado… llegaríamos al competente inconsciente. Ya forma parte de nosotros/as.

Se ha descubierto que nuestro cerebro aprende hasta el fin de nuestros días…

La cuestión, es que en todo este proceso de aprendizaje, hemos contemplado que contamos con nosotros/as mismos/as, con nuestra motivación, con nuestro afán de superación, disciplina, etc…

Algo que se ha de tener en cuenta también para los procesos de autoaprendizaje / aprendizaje autónomo es la parte sistémica / social (ver modelo 70:20:10). Nuestra motivación puede bajar o subir en la medida que vemos el aprovechamiento de nuestro aprendizaje, experiencias y de cómo es percibido por el entorno. Por eso cuando queremos aplicar algún aprendizaje o nueva práctica en función de la reacción del entorno (que normalmente es reactivo) puede afectar a nuestra constancia y motivación.

A lo largo de todo este proceso es más relevante aún elevar la consciencia y aumentar la responsabilidad sobre nuestros progresos y esto supone también un cambio de paradigma. Centrarnos en los avances, ver los errores como parte del proceso de aprendizaje, pulir nuestras creencias o ser conscientes de nuestras creencias limitantes y mantener el foco en lo que queremos alcanzar (para qué queremos lograrlo). Todo esto nos mantendrá en constante activación y curiosidad.

Se ha descubierto que nuestro cerebro aprende hasta el fin de nuestros días… ahora bien.. necesita de una práctica y constancia… no es que no aprendamos es que hemos “oxidado nuestras neuronas” y hay que entrenarlas.

Como cierre y final reflexión a la pregunta que titula este post, me gustaría que viéramos el siguiente vídeo y nos cuestionemos a nosotros mismos.

Growth Mindset


Rut Roncal
Gerente Cegos Talent

Other focus to read

Deja tu comentario

Avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribete al Blog

Por motivos de seguridad, deben estar habilitados JAVASCRIPT y el uso de COOKIES