Tu empresa, ¿Es o quiere ser 2.0.?

Por el febrero 11, 2013

El pasado día 22 de Enero  se dio lugar el evento #conversaciones20 en el hotel ME de Barcelona organizado por Hummanova y Aefol.

Fue una oportunidad de ver cómo empresas públicas, privadas y mandos en general se habían adaptado y aprovechado de las redes y/o tecnología 2.0 en sus áreas de desempeño profesional.

Zyncro, define una empresa 2.0 de la siguiente manera:

La principal premisa en la que todos debemos coincidir es que hoy en día estamos en la era de las relaciones más que del conocimiento en sí mismo, ya que es prácticamente imposible controlar toda la información circulante que hoy por hoy tenemos a nuestra disposición. La información fluye a una velocidad vertiginosa, por lo que en la actualidad está más valorado el si conoces a alguien que conoce “tal dato” o tiene determinado expertise que el tratar de hacerlo / saberlo todo tu mismo. NO podemos controlarlo todo.

La comunicación es la clave y por este motivo aunque no seamos una empresa innovadora o relacionada con las nuevas tecnologías  el hecho de que nuestra gente sí lo sea, hará que de una manera u otra se vea afectada nuestra cultura organizacional, teniendo varias alternativas posibles:

a) Organización 2.0. Informal: Acepta que sus empleados se comuniquen en el entorno 2.0 y utilicen las redes sociales a nivel informal (dentro y fuera de la organización) pero no aprovecha esos nuevos canales como clave corporativa.

b) Organización 2.0. Estándar: Aprovecha esos nuevos canales y los utiliza para favorecer la comunicación, trabajo en equipo (en redes colaborativas), fidelización del empleado, RSC, etc

c) Organización 2.0. Avanzada: Innova, se atrever e inicia proyectos aprovechando la sinergia y comienza cosas nuevas.

Evidentemente también existiría hacer “como el avestruz”, negar la realidad y meter nuestra cabeza en un agujero tratando de no ver lo que hay “ahí afuera” (cosa poco recomendable).

La cuestión es que para cambiar la cultura de una organización y / o adaptarse a los cambios… el proceso es lento; lo vemos día a día en los proyectos que se llevan a cabo, pero si queremos integrar la cultura 2.0. en nuestras organizaciones, impulsar el talento y aprovechar las nuevas tecnologías, lo que descubriremos es que la inercia con la que se mueven las 2.0. es más rápida de lo habitual y / o bien lo asumimos y cogemos carrerilla o bien nos arrastrará y se saldrá fuera de nuestro control.

Para no ir por caminos separados, lo primero es que la Dirección General ha de estar alineada y estar implicada en este camino, y ser conscientes de que nos tocará revisar procesos y personas para integrarla en nuestro sistema organizativo. Para ello, nos puede ayudar definir de nuevo la visión de mi organización (partiendo de que la misión esté ya definida….) y dibujar el escenario a dónde quiere llegar mi organización, el qué quiere ser en el futuro. La siguiente pregunta sería ¿en qué me pueden ayudar las 2.0.? ¿Para qué las puedo aprovechar?

No existen organizaciones 2.0. puras y es mejor ponernos un objetivo realista y alcanzable según nuestros medios / recursos (además de todos los elementos para un objetivo SMART) antes de que nos frustremos y lleguemos a pensar que “eso no es para mí o para mi empresa”.

En la jornada (aquí tenéis el storify que os servirá de resumen de la misma), pudimos ver varios ejemplos de la mano de sus protagonistas, no sólo referidos a comunicación y/o RRHH, sino también las vimos aplicadas por ejemplo a la hora de dejar participar a los trabajadores en el diseño del plan estratégico de la organización, para gestionar las iniciativas de los empleados en forma de proyectos y por tanto mejorar la gestión de los grupos de mejora y/ o Calidad total, etc.

Estos tiempos son ideales para replantearnos nuestra misión / visión  como empresa y analizar si realmente estamos aprovechando todos los recursos disponibles para sacar adelante nuestro proyecto / organización / talento /… es decir, nuestro FUTURO en una palabra.

Teniendo en cuenta que las claves del éxito son: comunicación, transparencia y generosidad a la hora de compartir. Principios básicos del win-win.

Todos los empleados de la organización formamos parte de la estrategia de la compañía y si todos estamos implicados el avance no sólo será más rápido sino también de mayor distancia.

Rut Roncal – Consultora senior

Cegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *