Reflexiones…

Por el abril 21, 2013

Gracias a la jornada de “Aplicaciones prácticas de la Inteligencia Emocional en las organizaciones”, nos ha llegado una reflexión de un asistente que nos gustaría compartir con todos los lectores del blog. Esperamos que os guste tanto como a nosotros/as.

El título de la reflexión es: De conexiones y alianzas

Parece ser que algo se está moviendo profundamente en la sociedad en general y en el mundo de la empresa en particular. En la jornada APLICACIONES PRÁCTICAS DE INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LAS ORGANIZACIONES se ha puesto de manifiesto que los aspectos no meramente productivistas juegan un papel fundamental en el rendimiento, también económico, y en el buen funcionamiento de las compañías y los colectivos humanos.
Como ciudadano, hace tiempo que intento conciliar, con suerte dispar debo decir, vivir en una sociedad opulenta, depredadora de recursos, entre ellos los llamados “recursos humanos”, con el deseo de que el bienestar de las personas sea el factor más importante al analizar el éxito de cualquier empresa o el nivel de desarrollo de un país. ¿Utópico? Seguramente sí.
En un momento de la jornada se ha evocado al científico, escritor y divulgador Isaac Asimov recordándolo como un visionario. Por mi parte quisiera mencionar a otra científica pionera y en cierta medida también visionaria ya que fue de las primeras en alertar del grave peligro que suponía seguir “envenenando el planeta”. Me refiero a Rachel Louise Carson que publicó en 1962 el libro Silent Spring (Primavera silenciosa) donde ponía de manifiesto los efectos nocivos del uso masivo de los pesticidas. En palabras de Al Gore, vicepresidente norteamericano: “Sin este libro, el movimiento medioambiental podría haberse visto retrasado durante mucho tiempo, o no haber aparecido nunca”.
El movimiento ambientalista lleva activo más de cincuenta años y, todo y que se han producido importantes avances e hitos históricos como la Cumbre de Río en 1992, las perspectivas de avance no son nada halagüeñas. Los reiterados fracasos en las últimas cumbres por el clima son un claro ejemplo de resistencia hacia un nuevo paradigma de relación entre el ser humano y el planeta que habita. A ello también contribuye el cansancio y cierto desinterés que se da en nuestras sociedades y que el Dr. Enric Pol , catedrático en Psicología Social y Ambiental de la Universidad de Barcelona, denomina “fatiga ambiental” o “eco-fatiga”.
Saludo efusivamente la iniciativa de reconocer, atender y potenciar la gestión emocional como uno de los ámbitos de mejora de las organizaciones y de la sociedad en general. La perspectiva integradora del modelo de “ecología emocional” propuesto por la Fundació Àmbit me parece del todo acertada conectando dos parcelas del conocimiento, ecología y psicología, que hasta hace relativamente poco tiempo habían transitado por caminos bien diferentes.
2
Y es entre estos dos movimientos que persiguen el bienestar del ser humano donde propongo la primera alianza. Creo firmemente en las múltiples posibilidades de sinergia, colaboración, cooperación e intercambio entre ellos. Aprender unos de otros es siempre un signo de inteligencia y una buena táctica de combate.
Pasemos a la segunda alianza. Recogiendo un post de Mertxe Pasamontes, psicóloga y coach : “… Mens sana in corpore sano es una cita latina de Juvenal. Su sentido original es el de la necesidad de un espíritu equilibrado en un cuerpo equilibrado; no es, por tanto, el mismo sentido con el que hoy en día se utiliza: “mente sana en un cuerpo sano”. En cualquier caso, hace referencia a la unidad cuerpo-mente y a la necesidad de que ambos estén equilibrados. Como nos recuerda Eduard Punset en su Blog: ” … hemos podido demostrar en los laboratorios que por término medio la salud física va pareja con la salud mental.
Se ha presentado la exitosa experiencia de los “gimnasios emocionales”, concepto del todo afortunado y que también aplaudo. Como en el caso anterior, considero que sería muy interesante establecer la colaboración con los agentes que promocionan la práctica de la actividad física y aprovechar los recursos ya existentes en nuestra sociedad. Catalunya y particularmente Barcelona cuenta con una más que estimable red de equipamientos deportivos, tanto públicos como privados, amén de otros equipamientos de tipo cultural como bibliotecas, centros cívicos, “casals” etc, en los que entrenar nuestras capacidades emocionales podría constituir una novedosa actividad encaminada a alcanzar un bienestar personal integral.
Mirando al futuro no podría estar más de acuerdo con Andrés Martín y su idea de incorporar la gestión emocional desde la base, es decir, trabajándola con los niños y niñas de hoy que serán los ciudadanos de mañana. Me sumo también al llamamiento del Dr. Bisquerra a sensibilizar a toda la población como primer y trascendental paso. En este sentido quisiera destacar iniciativas como la que se desarrolla en la Fundación Faros del Hospital de Sant Joan de Dèu promocionando la educación emocional entre padres e hijos.
Animo pues a los impulsores y a todos los colectivos que están trabajando en estas iniciativas a seguir adelante y a establecer estas alianzas porque creo que el fin último vale la pena: fomentar que haya personas saludables, con vidas saludables, en un mundo también saludable.

Jorge Velarde Nieto
Biólogo. Educador ambiental
Instructor de Fitness

Storify de la jornada

Parece ser que algo se está moviendo profundamente en la sociedad en general y en el mundo de la empresa en particular. En la jornada APLICACIONES PRÁCTICAS DE INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LAS ORGANIZACIONES se ha puesto de manifiesto que los aspectos no meramente productivistas juegan un papel fundamental en el rendimiento, también económico, y en el buen funcionamiento de las compañías y los colectivos humanos.
Como ciudadano, hace tiempo que intento conciliar, con suerte dispar debo decir, vivir en una sociedad opulenta, depredadora de recursos, entre ellos los llamados “recursos humanos”, con el deseo de que el bienestar de las personas sea el factor más importante al analizar el éxito de cualquier empresa o el nivel de desarrollo de un país. ¿Utópico? Seguramente sí.
En un momento de la jornada se ha evocado al científico, escritor y divulgador Isaac Asimov recordándolo como un visionario. Por mi parte quisiera mencionar a otra científica pionera y en cierta medida también visionaria ya que fue de las primeras en alertar del grave peligro que suponía seguir “envenenando el planeta”. Me refiero a Rachel Louise Carson que publicó en 1962 el libro Silent Spring (Primavera silenciosa) donde ponía de manifiesto los efectos nocivos del uso masivo de los pesticidas. En palabras de Al Gore, vicepresidente norteamericano: “Sin este libro, el movimiento medioambiental podría haberse visto retrasado durante mucho tiempo, o no haber aparecido nunca”.
El movimiento ambientalista lleva activo más de cincuenta años y, todo y que se han producido importantes avances e hitos históricos como la Cumbre de Río en 1992, las perspectivas de avance no son nada halagüeñas. Los reiterados fracasos en las últimas cumbres por el clima son un claro ejemplo de resistencia hacia un nuevo paradigma de relación entre el ser humano y el planeta que habita. A ello también contribuye el cansancio y cierto desinterés que se da en nuestras sociedades y que el Dr. Enric Pol , catedrático en Psicología Social y Ambiental de la Universidad de Barcelona, denomina “fatiga ambiental” o “eco-fatiga”.
Saludo efusivamente la iniciativa de reconocer, atender y potenciar la gestión emocional como uno de los ámbitos de mejora de las organizaciones y de la sociedad en general. La perspectiva integradora del modelo de “ecología emocional” propuesto por la Fundació Àmbit me parece del todo acertada conectando dos parcelas del conocimiento, ecología y psicología, que hasta hace relativamente poco tiempo habían transitado por caminos bien diferentes.
2
Y es entre estos dos movimientos que persiguen el bienestar del ser humano donde propongo la primera alianza. Creo firmemente en las múltiples posibilidades de sinergia, colaboración, cooperación e intercambio entre ellos. Aprender unos de otros es siempre un signo de inteligencia y una buena táctica de combate.
Pasemos a la segunda alianza. Recogiendo un post de Mertxe Pasamontes, psicóloga y coach : “… Mens sana in corpore sano es una cita latina de Juvenal. Su sentido original es el de la necesidad de un espíritu equilibrado en un cuerpo equilibrado; no es, por tanto, el mismo sentido con el que hoy en día se utiliza: “mente sana en un cuerpo sano”. En cualquier caso, hace referencia a la unidad cuerpo-mente y a la necesidad de que ambos estén equilibrados. Como nos recuerda Eduard Punset en su Blog: ” … hemos podido demostrar en los laboratorios que por término medio la salud física va pareja con la salud mental.
Se ha presentado la exitosa experiencia de los “gimnasios emocionales”, concepto del todo afortunado y que también aplaudo. Como en el caso anterior, considero que sería muy interesante establecer la colaboración con los agentes que promocionan la práctica de la actividad física y aprovechar los recursos ya existentes en nuestra sociedad. Catalunya y particularmente Barcelona cuenta con una más que estimable red de equipamientos deportivos, tanto públicos como privados, amén de otros equipamientos de tipo cultural como bibliotecas, centros cívicos, “casals” etc, en los que entrenar nuestras capacidades emocionales podría constituir una novedosa actividad encaminada a alcanzar un bienestar personal integral.
Mirando al futuro no podría estar más de acuerdo con Andrés Martín y su idea de incorporar la gestión emocional desde la base, es decir, trabajándola con los niños y niñas de hoy que serán los ciudadanos de mañana. Me sumo también al llamamiento del Dr. Bisquerra a sensibilizar a toda la población como primer y trascendental paso. En este sentido quisiera destacar iniciativas como la que se desarrolla en la Fundación Faros del Hospital de Sant Joan de Dèu promocionando la educación emocional entre padres e hijos.
Animo pues a los impulsores y a todos los colectivos que están trabajando en estas iniciativas a seguir adelante y a establecer estas alianzas porque creo que el fin último vale la pena: fomentar que haya personas saludables, con vidas saludables, en un mundo también saludable.
Jorge Velarde Nieto
Biólogo. Educador ambiental
Instructor de Fitness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tommy Il y a 1 año (14h56)

Reading posts like this make surfing such a plsreuae

Responder