Reconocer, volver a conocer.

Por el octubre 11, 2010

Reconocer.

De todas las acepciones  del  DRAE, la que más me gusta es la que no figura, pero que es la que me parece más intuitiva, y la primera que me viene a la cabeza al pensar en la palabra RECONOCER: para mi es cuando ves a alguien después de mucho tiempo, y descubres que es él o ella.

Tras un primer momento en el que tu vista está a punto de pasar a otra cosa, en el rastreo rápido que hace del entorno para caminar a tu destino, de pronto vuelve atrás… Y SE FIJA.

Vemos la cara conocida, tras un esfuerzo para situarla – en el tiempo, en el espacio, en la memoria – la reconocemos. Me gusta la idea de reconocer, porque exige el esfuerzo sobrehumano de “pararse y ver” a las personas, que ya hemos visto, y volver a “verlas”.

Reconocer al otro. Dice el DRAE1:

Examinar con cuidado algo o a alguien para enterarse de su identidad, naturaleza y circunstancias.

Por tanto, parar y observar lo que otros hacen, y no estar centrado sólo en MI TRABAJO, MIS PROBLEMAS, MIS RESULTADOS. Reconocer y aceptar la condición INTERDEPENDIENTE del trabajo, y de la vida.

7. tr. Dicho de una persona: Mostrarse agradecida a otra por haber recibido un beneficio suyo. Lo cual requiere que tengamos la generosidad de dar, frente a la mezquindad de guardar.

Ser personas capaces de compartir reconocimiento y conocimiento, tiempo y esfuerzo. Energía.

8. tr. Considerar, advertir o contemplar.10. tr. Distinguir de las demás personas a una, por sus rasgos propios, como la voz, la fisonomía, los movimientos, etc.

Esta es la condición: mirar a las personas, a los equipos, de mi organización, con intención de ver y no solo de mirar.

13.Examinar a alguien para averiguar el estado de su salud o para diagnosticar una presunta enfermedad.

De esta observación más cuidadosa, nace la comprensión más profunda de cuáles son las dificultades de los demás, lo que no permite buscar soluciones conjuntas a aquello que hacemos de forma conjunta.

16. prnl. Dicho de una persona: Tenerse a sí misma por lo que es en realidad en cuanto a su mérito, talento, fuerzas, recursos, etc.

Al darle a las personas el poder de reconocer, les hacemos conscientes del poder, que realmente siempre tienen con sus palabras y sus gestos, con sus conductas y actitudes de influir a los demás y al clima global en su organización o entorno. Les hacemos conscientes de su responsabilidad y de su influencia. Al igual que cuando generamos rumores, o dudas o agresividad contra otras personas o departamentos, tenemos el poder de generar estímulo, esfuerzo y un mejor clima humano.

Por todo esto me gusta la práctica presentada por  ADMIRAL. Porque han sido capaces de crear, apoyados por la tecnología, un sistema que pone en marcha que las personas se fijen en las conductas de otras personas y equipos. Al hacerlo refuerzan conductas positivas y sus efectos, y aíslan  y reducen las conductas opuestas.

El impacto en la cultura y en la implantación de los valores, en todas las divisiones y países, me parece que va más allá de lo aparente a primera vista: creo que al centrarse en valores identificados se convierte en una herramienta de apoyo al desarrollo consciente de la cultura.

Proyecto de Reconocimiento “Programa Bravo” de Almirall

Finalidad:

a)      Crear un entorno de trabajo donde todos los colaboradores tengan la posibilidad de recibir un reconocimiento especial por un trabajo bien hecho

b)      Impulsar y fomentar una cultura de reconocimiento.

A través de este programa, cada colaborador tiene la posibilidad tanto de dar, como de recibir un reconocimiento especial, de una forma práctica y sencilla a través de una plataforma on-line a cualquier colaborador/a o equipo de Almirall, por:

  • un desempeño excepcional,  un trabajo bien hecho, una colaboración excelente, a un equipo comprometido…
  • A una persona o equipo de trabajo de su mismo departamento / área,  de otro departamento / área, o  de otra filial.

Se ha lanzado el Programa Bravo de forma simultánea a nivel internacional en todas nuestras filiales, en concreto: en Alemania, Austria, Bélgica, España, Francia, Italia, México, Polonia, Portugal, Reino Unido-Irlanda y Suiza. Un gran número de reconocimientos han sido enviados entre equipos de filiales diferentes.

Existen tres tipos de reconocimientos o “Bravos” relacionados con los tres atributos de Almirall:

Bravo a la cercanía: implica ser humano, accesible, alto conocimiento técnico para acercarnos a nuestras audiencias externas, dar seguimiento a nuestras acciones, personalización, generar oportunidades de valor añadido para nuestras audiencias internas y externas, proactividad, complicidad, saber colocarse en el lugar del otro. 

Bravo a la excelencia: implica eficacia, eficiencia, autoexigencia, calidad, profesionalidad, medición de resultados, esfuerzo continuo por mejorar, precisión, rigor, innovación, trabajo en equipo.  

Bravo a la practicidad: implica simplicidad, enfocarse en lo importante y lo relevante para nuestras audiencias, agilidad, ser directo (no dar rodeos, no ser burocrático), optimizar recursos, esfuerzos y tiempos, claridad, funcionalidad.

La base del Programa Bravo es el reconocimiento entre colaboradores, pero además existen 2 premios institucionales:

  • Premios “Well done”: “Bravo” para aquellas personas que han recibido el/los mejor/es reconocimiento/s por un trabajo bien hecho.
  • Premios “Best for recognising”: “Bravo” para aquellas personas que han enviado el/ los mejor/es reconocimiento/s por un trabajo bien hecho.

El lanzamiento del Programa Bravo, estuvo acompañado de un plan de comunicación dirigido a todos los colaboradores en todas las filiales, 

Resultados

605 Bravos enviados a través de esta plataforma

De los 605 Bravos,

441 han sido dirigidos a personas individuales.

164 han sido dirigidos a equipos, con un impacto en 739 personas.

                                      Número  total de Bravos enviados a personas (441 + 739) = 1.180                                                                  

El programa ha tenido una alta  participación y acogida dentro de la compañía a nivel internacional, y creemos que tendrá impacto en la relación que se genera entre culturas diferentes, en algo que es común: la necesidad humana de ser reconocidos.

Así mismo el Programa Bravo representa un referente y una diferenciación en el mercado.

Almirall  ha realizado un benchmark en el que se incluía a 40 empresas multinacionales de fuera y dentro del sector: El Programa Bravo se sitúa en el Top del benchmark.

Son pocas las compañías que poseen programas de reconocimiento basadas en la propia participación de los empleados, pero aún son más escasas aquellas que disponen de una plataforma on-line sólo para este propósito.

Bravo Almirall !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *