Misión, visión y valores, una buena práctica personal y empresarial.

Por el Septiembre 13, 2012

Un buen gobernante debe evitar condenar a un hombre sin enseñarle lo que es justo; esperar que una tarea esté concluida en cierta fecha sin advertir previamente;  dar órdenes imprecisas cuando se quiere un trabajo perfecto. Finalmente dar a alguien de mala gana lo que se le debe.

Confucio

Así explicaba el viejo maestro a su discípulo el ritual que todo buen gobernante debía hacer observar para mantener los tiempos de paz, permaneciendo alerta ante este tipo de situaciones.

Todas las organizaciones, mantienen también una serie de “rituales” que podemos calificar como pautas, criterios de valor o actuación sobre la forma de hacer las cosas, sobre lo que se valora y se premia o por el contrario sobre lo que se intenta evitar o se corrige y que ha de servir de guía todos los miembros de la organización para saber cuál es el cometido de la organización para la que trabaja (misión), en qué espera convertirse en el futuro (visión), a través de que objetivos y metas ( estrategia ) y de qué forma alcanzarlo, a través de qué comportamientos/ conductas/ actitudes considera crítico lograrlo (valores).

A veces la dirección de la empresa decide la misión, visión y valores sin tener en cuenta la realidad de sus organizaciones o sin tener en cuenta a las personas que conforman la misma.

Es importante no sólo tenerlas en cuenta para su definición, sino ser capaces de pasado un tiempo volver a analizar y valorar si nuestra misión nos ha acercado a nuestra visión o seguimos estando tan lejos como el principio. Además de valorar cuántos de esos valores que presumimos poner a disposición de nuestros clientes (internos y externos) los mostramos en realidad o son sólo una fachada.

Nosotros (Cegos) renovamos nuestro posicionamiento, cultura e imagen corporativa y compartimos con nuestros clientes nuestra misión, visión y valores que consideramos que reflejan de una forma clara a través de nuestro nuevo lema “BEYOND KNOWLEDGE” cuáles son nuestros principios y nuestra forma de trabajar.

Parece que cuando tratamos estos conceptos a nivel organizacional estamos hablando de algo etéreo y/o confuso, pero nada más lejos de la realidad. Desde mi punto de vista, si tuviera que comparar la visión con algo, sería con mi deseo como empresa de “Qué es lo que quiero ser de mayor”, con qué quiero que me identifiquen hacia dónde quiero dirigir mis esfuerzos; mi misión, sería semejante a “mi plan de estudios, mi plan de carrera”, el camino que tengo que recorrer en el día a día y que me permita identificar cuán cerca estoy de mi visión; y por último, “mis habilidades, mis herramientas, mis conocimientos”, … serían mis valores, puesto que gracias a esos pilares estaría construyendo mi futuro.

¿Y vosotros/as? ¿Cómo os sentís con respecto a la misión/visión/valores de vuestra organización? ¿Creéis que os identifican o que por el contrario están alejados de vuestra realidad?

Rut Roncal, Consultora Senior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Claves para posicionar la formación en nuestra organización |Blog de Recursos Humanos Il y a 5 años (08h20)

[...] Cómo dignificar nuestra misión. [...]

Responder