¡Enhorabuena, recién promocionado!

Por el Febrero 2, 2015

¡Enhorabuena!, después de unos años en los que has demostrado tu valía técnica, tu capacidad para obtener resultados, y la persistencia de ellos en el tiempo, ha llegado el día en el que te han promocionado a un puesto en el que eres responsable de un equipo de personas. Y ahora, ¿Qué?

liderazgo

¿Cuál es la base para ser un buen líder?

Estás contento, motivado, ilusionado por esa nueva responsabilidad, pero a la vez temes que con el paso del tiempo se cumpla un viejo dicho: “Hemos perdido un buen técnico y hemos ganado un mal mando”. Has hecho acopio de libros y artículos sobre la temática de “Cómo ser un buen líder y no morir en el intento”, y en los “Favoritos” de tu explorador tienes enlaces a unos cuantos blogs de liderazgo, pero ¿eso será suficiente?

¿Cuál es la base para ser un buen líder? Has leído que, de entrada, ya cuentas con un buen apoyo: La autoridad formal, aquella que procede de la posición de responsable y que viene otorgada por la jerarquía. Sabes que eso es importante, estás “empoderado” por la dirección, pero sabes también que necesitas un segundo apoyo, y que este procede de tu propio equipo: la autoridad real, y esa proviene de la confianza que tus colaboradores depositen en ti como líder. Fruto de tus lecturas durante estos días has hecho un decálogo “de obligado cumplimiento”, que incluye lo siguiente:

  • Soy honesto y sincero con el grupo, al que no intento manipular.
  • Fijo expectativas claras.
  • Sólo prometo lo que puedo cumplir.
  • Demuestro amabilidad, cortesía y respeto.
  • Doy ejemplo.
  • No deslizo mis responsabilidades hacia el grupo.
  • Olvido rápido los fallos y errores una vez rectificado.
  • Sé reconocer positivamente a mis colaboradores.
  • No quito el hombro.
  • No se me caen los anillos.

Sabes que no conseguirás la autoridad real si no eres capaz de cumplir ese decálogo, pero con eso no es suficiente. La actitud es básica, pero ¿y las técnicas de “management”? Hasta ahora te ha ido bien en plan individual, liderar a tu equipo hacia los principales objetivos estratégicos del departamento será otra cosa. Buff, ¡que trabajo te viene encima!.

  • Dominar las técnicas de gestión y dirección.
  • Desarrollar las habilidades de gestión situacional.
  • Desarrollar las habilidades interpersonales.
  • Desarrollar las competencias emocionales.

Si quieres saber más sobre la transición del liderazgo personal al liderazgo interpersonal, consulta el siguiente enlace y descubre el curso “Nuevos mandos: gestionar y dirigir con éxito”

Eduard Julià
Gerente Cegos España / Facilitador FranklinCovey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ferpa consultora recursos humanos Il y a 3 años (10h23)

Completamente de acuerdo en todo el contenido del artículo,un buen líder no solo tiene el cargo en su tarjeta sino que debe poseer muchas más cualidades para ser respetado y que su equipo lo considere como tal.

Responder