Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas. Pedro Pablo Ramos entrevista al Dr. Stephen R. Covey

Por PedroPabloRamos el noviembre 18, 2010

Quiero compartir en este post  la entrevista que tuve la oportunidad de realizar al autor de fama mundial, Dr.  Stephen R. Covey, tras su visita a Bilbao en junio de este año 2010, y que se ha publicado este mes en la revista del 50 aniversario de APD Norte.

Cuando en 2002 recibí por primera vez el seminario de los 7 Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, de nuestro partner desde entonces FRANKLIN COVEY,  no sabía el enorme impacto que iba a suponer en mi vida personal y profesional.

Recibí la formación para ser certificado por FRANKLIN COVEY de Christian Tyden, Director de División en TEA-CEGOS,  que siendo un profesional excelente, es todavía mejor persona, y encuentro la semilla de esos días en muchas cosas que han mejorado en mi vida profesional y personal.

Recuerdo que cuando Christian me comentó, a finales de 2009 que, el Dr. Covey,  en su gira europea de conferencias, disponía de una única jornada para estar en España soñé con que la ciudad fuera BILBAO.

Y así, con un talante muy bilbaíno, es decir pensando y diciendo “pues, venga, lo traemos”, sin tener nada cerrado, e impulsado por algunos amigos y clientes, tan ilusionados e impulsivos en este tema como yo mismo (José Mª Bilbao y Jabier Calle, muy especialmente!! Un abrazo, amigos!!) DECIDIMOS TRAER A COVEY A BILBAO. Ahí es nada.

Para los que no sabéis quién es Covey, y qué es lo que escribe y cuenta, y el impacto que ha tenido en millones de personas, será difícil entender la emoción y la responsabilidad que sentí al confirmar que la oficina de TEA-CEGOS en Bilbao organizaríamos el evento.

En pocos días, con la ayuda generosa de APD Norte, con Mikel Madariaga a la cabeza, fuimos trenzando un auténtico acuerdo GANAR-GANAR © (Hábito 4) al que se unieron,  LAN EKINTZA, sociedad pública del AYUNTAMIENTO DE BILBAO, con  José Antonio Arrieta, Director General, comprometiendo esfuerzos, ilusión y recursos, y tiempo y paciencia infinita, para que todo saliera de manera impecable y BBK, la Bilbao Bizkaia Kutxa, con Jon Mancisidor, Subdirector General, como impulsor y colaboradores, que además cedieron la magnífica sala BBK de Gran Vía, un lujo para el arte y la cultura, donde se celebró el acto. A todos ellos mi agradecimiento y la enhorabuena que nos ha transmitido el Dr. Covey por la excelente organización.

Aprovechando la oportunidad el Dr. Covey realizó una breve visita al Colegio Gaztelueta,  para hacer entrega de una placa, que recogio su Director Iñaki Cires, como primer colegio en España en aplicar “Los 7 HÁBITOS DE LOS ADOLESCENTES ALTAMENTE EFECTIVOS”, y animar a los responsables del colegio, alumnos  y padres en la aplicación de estos conceptos de efectividad.

Añado, a continuación, la entrevista.  

El Dr. Stephen R. Covey ha acercado a Bilbao sus “7 hábitos de las personas altamente efectivas” en la única escala que hizo en España dentro de su gira europea. Además de su trabajo para numerosas compañías de talla mundial, ha sido asesor de más de 25 presidentes y primeros ministros de gobiernos en todo el mundo. Pedro Pablo Ramos, Director de Mercado de Tea-Cegos, entidad que en exclusiva imparte la formación de FRANKLIN COVEY , entrevista a esta autoridad reconocida en el liderazgo y desarrollo de personas, y considerada por la revista TIME una de las 25 personalidades más relevantes en EEUU

El pasado 21 de junio, Tea-Cegos organizó, junto con APD,  la BBK y Lan Ekintza una jornada de conferencias impartidas por el gurú estadounidense en Bilbao bajo el título “Cómo desarrollar hábitos efectivos para el futuro”.Por la mañana ante cerca de 400 empresarios y personalidades, Covey habló sobre cómo crear equipos de trabajo, cómo motivar a las personas y cómo conseguir que den lo mejor de sí, tanto en lo personal como en lo profesional. Por la tarde ante otro grupo de 400 personas se centró en la aplicación en el ámbito personal, familiar y social del enfoque que ha desarrollado y extendido por todo el mundo.

Escribió Los 7 Hábitos en 1989. ¿Siguen siendo aplicables?

Los 7 Hábitos se basan en principios que se encuentran en todas las grandes religiones, tradiciones y filosofías fundacionales del mundo, ello les confiere un carácter atemporal y universal. Es más, estos hábitos aportan los fundamentos de cualquier problema, dolor u oportunidad que se presente. De hecho, cuanto mayor sea el problema o dolor, más decisivos se vuelven. Las personas y las organizaciones que los practican se centran en principios, y los principios les sirven de brújula, aportando dirección y claridad, especialmente en tiempos conflictivos o de desconcierto.

¿Qué papel desempeñan estos 7 Hábitos y el Liderazgo Basado en Principios en la situación actual de los países y las empresas?

He enseñado Los 7 Hábitos en países de todo el mundo y a empresas de todo tipo y tamaño. Como decía, no importa la región o la cultura, Los 7 Hábitos se pueden aplicar siempre ya que se basan en principios universales y atemporales. Yo enseño lo que todos necesitamos para trabajar y vivir de acuerdo con principios como la honradez, la integridad, el servicio y la contribución. Necesitamos ser dignos de confianza para tener confianza; necesitamos ser transparentes y pedir disculpas cuando cometemos errores para que vuelvan a confiar en nosotros; necesitamos liberar el potencial de las personas y “conferirles poder” para conseguir que prosperen aportando nuevas ideas. Tanto en los buenos como en los malos tiempos, son éstos los principios que sostienen la efectividad, que crean la fuerza básica que nos impulsa, la sostenibilidad, el carácter y en último término, el éxito. Pero no solamente el éxito a corto plazo, sino el perdurable. No podemos violar estos principios y esperar buenos resultados. Podemos probar con una solución fácil a corto plazo, pero se acabará viendo que se trata de un atajo o que estamos haciendo cosas de cara a la galería.

¿Qué podríamos decir a nuestras empresas para que desarrollen estrategias y comportamientos más efectivos?

Las estrategias son específicas para cada empresa concreta 1y evolucionarán de acuerdo con sus objetivos o necesidades cambiantes. Lo importante es que una empresa cree su enunciado de misión de manera que todo el mundo sepa qué valores defiende y cuál es su propósito. Una vez definido esto, podremos establecer nuestros objetivos para alcanzar los resultados deseados.

Por lo que a los comportamientos se refiere, abogo por los que están centrados en principios que fomentan una firme fuerza de carácter. Si basamos los comportamientos en principios como la honradez, la integridad, el respeto, ser dignos de confianza y la amabilidad, crearemos una fuerza básica que nos permitirá erigirnos en líderes de la industria y el mercado. Además, es esencial alinear los sistemas, los procesos y las estructuras con los principios, nuestra misión, nuestros valores y nuestros objetivos. Encuentro con demasiada frecuencia compañías que dicen una cosa y hacen otra; empresas, por ejemplo, que dicen valorar la cooperación creativa, pero que instauran sistemas y procesos que en realidad crean competencia y cotos cerrados dentro de su organización.

¿Cómo influye a la hora de dirigir una empresa el paradigma de la “persona integral”?

Todo comienza por reconocer a las personas como “personas integrales”. Este paradigma reconoce y respeta las cuatro partes de la naturaleza humana: cuerpo, mente, corazón y espíritu. Dentro de éstas se encuentran cuatro inteligencias con las que hemos sido dotados al nacer: física (Coeficiente Físico), mental (Coeficiente Intelectual), emocional (Coeficiente Emocional), y espiritual (Coeficiente Espiritual). Otro don que recibimos al nacer es nuestro libre albedrío o libertad de elegir a pesar de las situaciones.

La esencia de ser humanos reside en que somos capaces de dirigir nuestra propia vida, de ser proactivos incluso si las circunstancias son limitadas. Dentro de este paradigma, nuestro trabajo consiste en conseguir que los demás descubran estos dones que han recibido al nacer y comprendan su poder para crear su “voz” única y personal. Ésta convive en el nexo que existe entre el talento, la pasión, la conciencia y la necesidad, una necesidad que podamos satisfacer y que nos compense por ganarnos el pan.

¿Cuál es el rol principal de los líderes de hoy y cómo lo desarrollan?

Los líderes, los directivos, los trabajadores a todos los niveles, tienen sencillamente que regirse por principios elegidos para ejercer un impacto realmente duradero. El liderazgo no se refiere únicamente a alguien que ostenta un cargo y tiene autoridad. El liderazgo consiste en comunicar a las personas su valor y su potencial con tanta claridad que se sientan inspiradas para verlo por sí mismas. Las personas pueden encontrar su “voz” y saber dónde pueden marcar la diferencia, y pueden también ayudar a otros a encontrar la suya. Ése es el verdadero liderazgo.

Encontramos nuestra voz en el solapamiento de nuestra pasión, nuestros talentos y nuestra conciencia de hacer algo que tenga sentido y que satisfaga una necesidad humana. Por lo tanto, debemos preguntarnos: ¿Cuál es mi pasión? ¿Cuáles son mis talentos? ¿Qué me dice mi conciencia que haga? ¿Y qué necesidad puedo satisfacer?

Me dirijo con frecuencia a audiencias de gran tamaño y suelo preguntar cuántas personas utilizan su voz en su trabajo actual. Lo habitual suele ser el 20%, lo que representa un increíble 80% de personas que no han encontrado su voz, es decir, que trabajan por debajo de su potencial y no pueden dar lo mejor de sí mismas.

Para inspirar a otros a encontrar su voz necesitamos ejercitar:

1. La modelización de la confianza.

2. La búsqueda del mejor camino para crear una visión y valores comunes.

3. La alineación de los objetivos y las estructuras.

4. La puesta en valor de las personas y los equipos.

Estos 4 roles describen qué se debe hacer en el liderazgo, lo cual debe combinarse con Los 7 Hábitos que configuran quiénes y qué somos.

Entonces, ¿lo primero que una persona debe hacer es examinar su punto de vista sobre lo que significa ser un líder?

Exacto. Desafortunadamente, la mayoría de lo que veo son sistemas de liderazgo y gestión que utilizan un modelo de mando propio de la Era Industrial donde los líderes tienen la creencia de que no se debe confiar en los trabajadores y de que éstos deben ser controlados. Este modelo confía todo el pensamiento a un grupo reducido de líderes y trata a los empleados como un gasto, como cosas que hay que gestionar. Sin embargo, el modelo del Trabajador de la Edad del Conocimiento trata a las personas como activos esenciales, individuos de gran valor que tienen grandes contribuciones que realizar, y se crean sistemas, procesos y estructuras que les permiten desarrollar sus talentos, habilidades, pasiones y capacidades para liberar su creatividad. Se les consideran líderes y no meras cosas. No necesitan supervisión porque se gestionan a sí mismos y están orientados a generar una producción de calidad. Se coordinan con otros pero no son controlados. Éste es el verdadero “empowerment”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Jabier Il y a 4 años (21h16)

Hoy revisando la publicacion y con la tranquilidad que da estar de espera...he encontrado otra dimension y mas datos de la visita de Covey en Bilbao. Me ha exclarecido mucho y reformulado parte de lo anteriormente pensado. Gracias Pedro, gracias Covey

Responder