La planificación estratégica y la empresa

Por el Abril 11, 2016

planificacion-estrategicaHace unos 150 años Lewis Carroll en sus famosas obras “Alicia en el país de las maravillas” y “Alicia a través del espejo” hizo una interesante observación que bien puede relacionarse con el título de este texto, veamos porqué. Resulta que nuestra simpática protagonista en un momento del relato en que se miraba reflejada en un espejo, contemplaba a la vez y muy angustiada cómo, mientras estaba corriendo con todas sus fuerzas, permanecía siempre en el mismo sitio.

Sin duda, esto que le sucedía a Alicia les puede suceder a algunas empresas, y es que en un entorno de rápidos cambios, se necesita correr mucho para, por lo menos, seguir en el mismo sitio. No obstante si nos movemos, pero en una dirección equivocada, las consecuencias pueden ser incluso peores que las nefastas secuelas del inmovilismo.

Algo así le ocurrió a la multinacional americana de moda “Levi Strauss”, que con más de 120 años de historia, poseía en 1990 el 48% del mercado americano. En 1998, el porcentaje había descendido hasta el 25%. Los jóvenes, que eran la referencia de su mercado, comenzaron a no identificarse con la ropa que habían usado sus padres y demandaban nuevos diseños, productos diferentes y otra serie de atributos. El cierre de las 63 fábricas que tenía en EEUU, además de otras en Europa, y el despido de decenas de miles de personas fue el precio que pagó Levi Strauss.

Para evitar que circunstancias como las descritas puedan suceder en las organizaciones, la planificación estratégica resulta ser una herramienta muy recomendable.

Para entender el concepto de planificación estratégica, es bueno aludir a algún otro término que, sin duda, correlaciona con éste. La previsión por ejemplo, que significa “ver antes de” y consiste en gran medida en obtener información suficiente para que de manera más o menos fiable podamos estimar lo que pasará en un futuro. De esta manera si por ejemplo nuestra previsión para el próximo ejercicio implica un crecimiento de las ventas de un 11%, y el objetivo general que la empresa ha marcado es del 15%, existe un 4% de diferencia que debemos lograr intentando influir sobre el futuro al que hacemos referencia. Sin duda, el conjunto de acciones y circunstancias que rodearán la consecución de ese 4%, compondrán lo que se conoce  como planificación estratégica.

Es decir nos referimos a una guía de actuación para las decisiones que se toman cada día en una empresa. Supongamos, por ejemplo, que una empresa decide destacar en su mercado ofreciendo algo concreto que suponga un aspecto diferencial valorado por este, y otra que propone ser la empresa con los costes más reducidos del mercado en el que opera. Estas decisiones estratégicas diferentes, obligan a políticas y actuaciones diferentes (canales de distribución, política de precios, organización comercial, pautas de comunicación….)

¿Cuáles son entonces las ventajas que aporta la planificación estratégica? Pues que ayuda a revisar la estructura de la empresa permitiendo detectar sus debilidades y fortalezas. Permite afrontar el cambio de manera eficaz huyendo de la improvisación. Permite adquirir ventaja sobre la competencia y no estar continuamente a la defensiva y también supone una mayor eficiencia en la coordinación de esfuerzos en la propia compañía.

Por lo tanto, y como dijo el General Bonaparte; “¡Cualquier plan es mejor que ningún plan!”

Iñaki Quer
Consultor Senior Cegos España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *